La nobleza de mancharse las manos

Asolfo_Suárez_José-Luis-SanchisAyer falleció un hombre bueno. Y un político mejor. A mi edad, realizar estas afirmaciones tiene un sentido especial. En la vejez que peino no hay lugar para el artificio ni la condescendencia. La ventaja de hacerse mayor (de las pocas) es que cada año que pasa resulta más fácil llamar a las cosas por su nombre.

Tuve la suerte de acompañar a Adolfo Suárez en un periodo histórico de nuestro país. Y, sin ningún tipo de duda, puedo afirmar que estuvo más allá de lo que cabría esperar de cualquier político u hombre de Estado forjado durante la oscuridad de la Dictadura.

La explicación de esta singularidad hay que buscarla en la propia esencia de su historia. A Adolfo Suárez nunca, nadie, en ningún lugar, le regaló nada. Después de más de 130 campañas electorales tengo la certeza de que hay dos tipos de candidatos, dos tipos de políticos. Aquellos a los que les han dado todo, y los otros, aquellos a los que no les han regalado nada.

A partir de este pasaporte genealógico puede pasar cualquier cosa. El de alta cuna puede resultar un político fantástico y el hecho a sí mismo un sinvergüenza. Pero hoy no hablo de generalidades, hablo del hombre que trajo la democracia a España. Y eso, moleste a quien moleste, sigue siendo lo más sobresaliente que se ha hecho en los últimos 40 años en España.

Suárez entendió este país como nadie porque lo vio desde abajo a arriba. Y en su ascenso no derivó en un arribista sino en un hombre de Estado. Los hombres forjados sobre el esfuerzo saben lo que es mancharse las manos. El trabajo duro, el sudor de la frente, la dureza del destino.

Me complace recordar al hombre, al político, al amigo con ese áura de imbatibilidad. En la cercanía, en aquellos tumultuosos finales de los 70 y principios de los 80, dimos por sentado demasiadas cosas. Por ejemplo, que políticos como Suárez se reproducirían con relativa facilidad en la España democrática. Éramos unos incautos. Y lo seguimos pagando.

La vida en un instante-Honorary Victory Award

Honorary Victory AwardEl tiempo, las campañas, las victorias y las derrotas hacen que te conviertas en una persona un poco más mayor y más sabia. Pero el pasado sábado he recibido el Honorary Victory Award con la misma ilusión y ganas con la que afronto todos y cada uno de mis trabajos.

La finalidad de todo proceso electoral es la de obtener a una persona que sea capaz de cambiar la sociedad que le ha tocado vivir, y en parte, a mi me ha tocado acompañar en ese cambio a algunos políticos que han marcado mi carrera profesional como Adolfo Suárez o Anival Cavaco Silva y más recientemente Cayo Lara.

De todos y cada uno de ellos me he acordado especialmente al tener entre mis manos este reconocimiento a toda mi trayectoria profesional en el mundo de la consultoría política.

Honorary Victory Award

VictoryLa organización Marketing Político -con sede en Arlington, EEUU- ha hecho oficial que próximamente recibiré el Honorary Victory Award, por mi trayectoria como consultor político, junto a dos grandes gurús de la consultoría política, como son Joe Napolitan, asesor de John F. Kennedy en la campaña de 1960, y Michel Bongrand, asesor del General De Gaulle, Giscard d’Estaing o Mitterrand.

Creo que la verdadera dimensión del premio se alcanza a entender cuando compruebas con quién lo estás compartiendo. Tanto Bongrand como Napolitano son parte viva de la historia del mundo durante el siglo XX, y recibir el mismo galardón cuando aún se está en activo es un gran honor pero, sobre todo, una gran responsabilidad.

La entrega del galardón se realizará en el transcurso de una gala que se celebrará el próximo 8 de marzo en la George Mason University, de Arlington (EEUU).

Vox, la peor pesadilla del PP

Artículo escrito junto a Luis Tejero, periodista y consultor político, y publicado en la tribuna de El Mundo el 31 de enero de 2014

VoxEl electorado progresista español se ha dividido siempre entre varias alternativas, desde las más consolidadas a lo largo del tiempo (PSOE o IU) hasta otras relativamente recientes.
Por el contrario, los conservadores sólo han tenido una opción a la que votar, al menos a nivel nacional, desde hace 25 años. Sólo unas siglas con las que identificarse: las del PP. Porque este partido, primero con José María Aznar y ahora con Mariano Rajoy, lleva más de dos décadas sin enfrentarse a ningún tipo de competencia en el espacio ideológico de centro-derecha. Es cierto que la posición de UPyD hace que buena parte de sus votos provengan de ese centro-derecha, pero hasta el momento no han sido suficientes para amenazar la hegemonía popular entre ese sector de la población.
Esa situación privilegiada que han vivido Aznar y Rajoy desde los años 90 parece tener fecha de caducidad. Porque a partir de las elecciones europeas del próximo 25 de mayo, y previsiblemente también en las municipales, autonómicas y generales de 2015, el PP podría dejar de ser la única opción natural para los votantes más inclinados hacia el centro-derecha. Y no sólo por la mencionada posición de UPyD, sino sobre todo porque un grupo de ex militantes, víctimas de ETA e intelectuales desencantados con Rajoy ha decidido embarcarse en un nuevo proyecto, bautizado Vox, que pretende arrebatarle al partido gobernante una porción de la tarta electoral. Continue reading

Recordamos la figura de Joe Napolitan y su aportación al mundo de la consultoría política

La figura de Joe Napolitan ha sido muy relevante dentro de la consultoría política por ser uno de los fundadores de la Asociación de Consultores Políticos y como pionero en cuanto a las técnicas utilizadas en los últimos cincuenta años. Tras su reciente fallecimiento, a los 84 años de edad, recordamos en este video su figura y su aportación a la construcción de la consultoría política como una profesión.

Las 10 palabras más destacadas de 2013

Ranking 10 palabras

Finalizado ya el año 2013, toca hacer balance de los principales temas de actualidad que han sido objeto de análisis durante 42 semanas. En la sección España en 10 palabras, hemos ido desgranado poco a poco lo temas de la actualidad política y económica del momento, intentando sintetizarlos en no más de 10 palabras.

La fotografía que arroja 2013, se puede resumir en un pódium liderado por los siguientes ítems: Crisis-Paro, Corrupción (Gürtel,Bárcenas,caso Nóos) y Cataluña-Independencia. Los recortes y la subida de impuestos, la situación de la monarquía y la desconfianza han sido otros de los protagonistas más recurrentes del pasado año.

Todo esto se puede resumir en una sola palabra “Negatividad”. Negatividad en las percepciones de los ciudadanos, en la economía, en la clase política, en el concepto de unidad y en la moralidad.

Con el recuerdo de un 2013 todavía muy reciente, solo cabe esperar que en 2014 las palabras que definan a España adquieran otro cariz más amable.